Home/Blog/El conflicto en biodescodificación

El conflicto en biodescodificación

Los conflictos, desde el punto de vista de la biodescodificación, programan enfermedades o situaciones de vida que nos impiden ser felices o alcanzar el éxito.

No todos nuestros conflictos generan enfermedades, es importante que se cumplan cuatro condiciones: que sea inesperado, dramático, sin poder comentar lo que realmente sentimos y sin solución aparente.

Existen diferentes tipos de conflicto, y dependiendo de esto van a manifestar una enfermedad o solamente van a programarla en nuestro cerebro. El conflicto estructurante, es cuando vives esa situación por primera vez y se ha visto que la mayoría tiene un componente en el árbol genealógico (transgeneracional).

El conflicto desencadenante es aquel que, como su nombre bien lo dice, desencadena el síntoma o la enfermedad. Este conflicto es de suma importancia, ya que es el que contiene la emoción oculta para poder descodificar esa enfermedad o situación de vida. Por lo general, la búsqueda se hace con la pregunta ¿Desde cuándo? Y hay que hacer una búsqueda exhaustiva hasta encontrar el momento preciso, el punto de inicio.

Es fácil confundirse o dejarse llevar con el primer conflicto que se encuentra, así que hay que investigar bien toda la información que rodea a la situación que creamos que es el conflicto desencadenante, por lo que debemos estar muy atentos a los pensamientos y sentimientos ante esa situación para asegurarnos que si sea la correcta y la que desencadena la enfermedad o síntoma en cuestión.

Podría ser que no encuentre algún conflicto desencadenante específico, en ese caso podría ser que el desencadenante sea un cúmulo de pequeños conflictos o situaciones repetitivas que al final provocan la enfermedad o el síntoma.

También están los conflictos programantes, estos son aquellos que no desencadenan la enfermedad o síntoma, solamente dejan instalado el programa o la posibilidad de que esa enfermedad se manifieste. Estos conflictos por lo general, se viven en la infancia y en la etapa de la adolescencia, aunque también se pueden programar conflictos en la edad adulta, puesto que siempre estamos experimentando situaciones y vivencias.

Hay conflictos autoprogramantes, estos son los que sin necesidad de vivir una situación difícil, nos repetimos tanto un pensamiento que lo volvemos creencia arraigada y esto nos genera una enfermedad o un síntoma.

Otro tipo de conflicto es el programante esctructurante, estas estructuras se instalan desde el vientre y están directamente influenciadas por el árbol genealógico, muchos de estos conflictos son los que mencionamos “me siento cansado desde que nací”, o “estoy triste desde que nací”, “nunca me ha gustado el alcohol”, etc. Estos programas no podemos cambiarlos pero si podemos hacer que la influencia en nuestra vida disminuya.

El conflicto de diagnóstico también es importante, este se refiere al impacto emocional al recibir la noticia de una enfermedad sobre todo si para nuestra información es incurable o de muerte. En nuestro inconsciente no existe el diagnóstico, para nosotros una noticia así siempre será un pronóstico y eso condicionará el progreso de esa enfermedad o síntoma.

Otro conflicto al que nos podemos enfrentar para no sanar es la fidelidad familiar invisible, no sabes porque no puedes hacer algo o dejarlo de hacer, es como si fuera una fuerza ajena a ti la que te detiene. Se siente como si por actuar “diferente” te fueran a excluir de tu familia.

Cuando nos identificamos con algún pariente muy querido, podemos empezar a sentir los síntomas que presenta y hacer tanta empatía que, literalmente, desarrollamos la misma enfermedad. Hacemos nuestro el problema del otro.

Existen otros factores a tomar en cuenta para sanar completamente y son: el que no aceptemos un criterio diferente al nuestro como válido y entonces nos pasamos justificando todas las acciones con tal de no tener que cambiar; el que tengamos una ganancia mayor que cuando estamos sanos, por ejemplo: si estoy enfermo aquí están mis hijos, si me sano ya no vienen; el victimismo en el cuál estamos esperando a que el otro cambie para poder estar bien; etc.

Esta es una guía general, para conocer más o desprogramar conflictos y llevar a cabo una terapia, no dudes en comunicarte. Lic. Laura Sánchez  cel. 4442080453 (whatsapp).

By | 2017-08-02T14:30:23+00:00 agosto 10th, 2017|Blog|1 Comment

Un comentario

  1. Diana Romero 9 mayo, 2018 at 7:30 pm

    Hola estoy interesada y me gustaría saber cuánto es el costo

Deja un comentario