Home/Blog/“SER MADRE” Desde la Biodescodificación

“SER MADRE” Desde la Biodescodificación

El primer sentir de la mujer al saberse embarazada proyecta en el hijo el ser deseado o no ser deseado, que es muy diferente de ser querido o no ser querido. A veces el embarazo llega en un momento de crisis económica en el cuál no se deseaba tener un hijo y esto genera un sentimiento inconsciente de rechazo. Todos los sentimientos que la madre experimente a lo largo de su embarazo proyectara en el hijo una historia de vida, le dará un sentido a su existir, ya sea que su embarazo sea para llenar un vacío emocional, juntar a la pareja, no sentirse solo en la vejez, etc., eso marcará el Proyecto Sentido del hijo.

La madre debe ser un referente para los hijos y para serlo, debe estar en coherencia con su sentir y su pensar. Debe estar en su centro. El no estar en su centro puede convertirla en una madre “tóxica” para los hijos, uno de los mayores problemas de una madre tóxica es la sobreprotección a los hijos, sobre todo a los hijos varones. Esta toxicidad la heredan las hijas de sus madres, así que cuando se convierten ellas en madres realizan esas actividades y acciones que no ayudan al mejor desarrollo de los hijos.

Las madres siempre hacen lo que consideran que es mejor y más provechoso para el bien de los hijos, pero realmente proyectan sus necesidades en ellos, y eso no quiere decir que lo que las madres hacen, sea lo que los hijos realmente necesitan. Por ejemplo, si la madre no fue querida por su madre, ella va a querer “de más” a los hijos, si fue que su madre trabajaba todo el día para darle comodidades económicas, ella no querrá trabajar por estar con los hijos, aunque eso no sea lo que los hijos necesiten.

Es muy importante que las madres estén pendientes de hacer de “madre” cuando sea necesario y dejar de ser madre cuando el hijo ya este maduro y deba continuar su evolución por su cuenta. En nuestra sociedad esto no sucede, los hijos siguen viviendo al lado de sus madres hasta muy avanzadas edades.

En la biología de las especies, la madre educa al hijo hasta su madurez y ahí debe venir una independencia, en otras palabras, el hijo debe abandonar el nido. El ser humano para sobrevivir necesita una infancia larga y la presencia de un padre, ya sea biológico o sustituto. El padre es el que va a ayudar a hijo a independizarse de la madre y no vivir siempre bajo su tutela.

El padre debe tener un vínculo con la madre de sus hijos para que ella pueda brindar la protección que ellos necesitan. La madre juega un doble papel aquí, transmite la información y elije al padre que va a proteger a los hijos y a ella misma. Es por la necesidad de esta protección que la mujer es capaz de aguantar situaciones difíciles por muchos años, biológicamente no puede estar sin la protección del “macho”.

Esto genera dificultades mayores, cuando la madre no tiene un vínculo sano con el padre, al padre se le dificulta hacer un vínculo con los hijos y ahí la madre establece un vínculo patológico con los hijos y se desarrolla una situación de “mamitis” tan común en nuestra sociedad. El hijo se vuelve la “pareja” social y emocional de la madre. El hijo se vincula con el padre, cuando para la madre a nivel inconsciente, el padre es su “macho”, su pareja.

Si quieres saber más acerca de lo cómo equilibrar ser madre y como dejar de ser una madre tóxica, no dudes en comunicarte. Lic. Laura Sánchez  cel. 4442080453 (whatsapp).

By | 2017-08-02T14:24:05+00:00 agosto 7th, 2017|Blog|3 comentarios

3 Comentarios

  1. Agus 28 enero, 2018 at 8:06 pm

    Hola, me parece muy interesante el artículo más me resulta un poco agresivo y delimitado a un tipo de madre o de escena.
    No le encuentro el sentido real a este artículo.

  2. Alondra 27 junio, 2018 at 5:56 am

    Hola:
    Ser buena madre,es difícil.Las dudas siempre te acompañan.
    Leyendo tus palabras,entiendo otra perspectiva que está en nuestras vidas y que no tenemos en cuenta pero que marca nuestro destino.
    Mis hijas son mayores pero aún me preocupan,(creo que es para siempre).
    Reflexionaré sobre tus palabras para entender nuestras vidas.
    Gracias por estar ahí y hacer que pensemos.
    Alondra

  3. Alondra 27 junio, 2018 at 6:11 am

    Hola:
    Tus palabras me. hacen reflexionar ante el hecho de ser madre.
    Mis hijas son ya mayores,pero me siguen preocupando,(Creo que esto ya es para siempre).
    A día de hoy,he aprendido a ser diferente a como era antes(inexperta) y tal vez si hubiese leído tus palabras lo hubiera hecho mejor.
    No me quejo pues son muy buenas pero creo que podría hacerlo mejor,pues me siento más preparada.
    Gracias por sus atenciones con nosotras.
    Alondra

Deja un comentario